nuestros patrocinadores

6 de septiembre de 2015

Subiendo alto, muy alto

Hay carreras singulares que por alguna razón especial hacen sentir a todos los que participan que no es una más, que tiene algo especial... Sin alguna duda la Subida al Pico de Navas del Pinar es una de ellas. Quizás por la dureza, quizás por lo "corto pero intenso", quizás por el jolgorio y ánimo que las gentes del pueblo brindan... Son bastantes las razones. En el Jabatos Running Club no nos queríamos quedar con las ganas de conocerla, tras las muchas referencias que teníamos, y el pasado día 13 de agosto, con "un poco de locura" el compañero Antonio defendió los colores del equipo en la prueba de este año.

La carrera es bien sencilla en su planteamiento y "nacimiento": en 1965, el vecino de Navas del Pinar Oriol Gómez, retado por Felipe Gómez en que no lo hacía en menos de media hora, subió y bajó los 3.600 metros que separan el poyo de la puerta de la sra. Nicanora y la cruz del Pico de Navas en 24 minutos y 30 segundos. Recuperada en 2008 como carrera deportiva, actualmente es una prueba anual, en la que todas las personas que lo deseen pueden competir para subir al pico y bajarlo en el menor tiempo posible.

La tarde amenazaba lluvia pero finalmente respetó y hasta que no se estaba entregando los premios y en poca cantidad no hizo acto de presencia. Buena temperatura para correr y algo de sol en el principio de carrera. Antonio llevaba la única intención de disfrutar de la experiencia, acabar y aprender. Y así que le quedó claro desde el principio. Es una carrera en que no se puede marcar un tiempo o clasificación y mucho menos si no se conoce el trazado. 


Tras una frenética salida por las calles del pueblo de Navas del Pinar se cruza una tierra de labor que tiene la tierra bastante suelta y hace que el ritmo se ralentice en gran medida. Una vez finalizado ese tramo empieza a subir la pendiente ascendente y se cruza una zona de bajo monte con maleza que hace que los arañazos y rasguños recomendaban calcetín alto o medias. Y finalmente el ritmo se detiene casi por completo ya que la inclinación es máxima y el último tramo es prácticamente escalada, teniendo que buscar apoyo y enganche en las piedras para subir ayudado por las manos. Se corona el pico más alto del parque del Cañón de Río lobos tocando la cruz que hay y se inicia un peligroso descenso en que se deben tomar todas las precauciones y pocos son los ojos que ponen atención.

Revalidó victoria Raúl Cámara (SoloRunners Trail Team), estableciendo un nuevo record en la prueba que da buena muestra de su calidad en este tipo de carreras: 19:08. Verle bajar dando saltos de piedra en piedra, donde la mayoría de la gente lo hacía en cuclillas o incluso sentado, fue una visión magnífica. Añadir que es la quinta victoria del corredor de Sta. Cruz del Valle Urbión y rebajó el record que él mismo había establecido. Segundo fue el ganador del año anterior, Eduardo Gil; y el tercer puesto del pódium fue para Sergio Orcajo. Antonio finalizó con un tiempo de 33:29 y ocupando el puesto 93º de una general total de 150 participantes que finalizaron la prueba.



Nuevas sensaciones y magnífica esperiencia.

Os invitamos para la edición del año que viene.



Carrera muy especial y recomendable para todos. Eso sí, no vamos a negar que hay que ir con la mentalidad de que sencilla no es, exige tanto fortaleza física como mental y se deben tomar todas las precauciones. Agradecer a todo el pueblo de Navas del Pinar el trato, cariño y esfuerzo que ponen en la organización y desarrollo de la prueba. El "recibimiento" a los participantes en los últimos metros con todo el mundo aplaudiendo da un plus de fuerzas finales. Así como la labor del Instituto para el Deporte y la Juventud de la Diputación de Burgos. También agradecer la magnífica fotografía de Sonia Alonso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario